La Revista de Las Familias de Los Cabos

Si nuestra mascota pudiera reclamar y elegir, ¿se quedaría con nosotros?

Si nuestra mascota pudiera reclamar y elegir, ¿se quedaría con nosotros?

Hace poco leí una reflexión que atrapó mi atención. En ella un gran número de defensores de animales resaltaron la frase: “Me asusta la gente que dice que prefiere a los animales por encima de las personas ...porque los animales no pueden reprochar”.  Dicha reflexión considera que es lo más perverso y tirano que existe, porque un animal no puede protestar y viene a ser un esclavo que nunca se va a revelar y siempre va a ser un ser sumiso.

En la actualidad un gran número de hogares están siendo formados por personas que deciden tener mascota en vez de hijos o pareja. Lo preocupante para los defensores de animales es que la razón de fondo sea la sumisión del ser.  Y ello nos lleva a la siguiente pregunta: ¿nos sentimos mejor con los animales porque no reclaman y sólo aceptan nuestra voluntad?

12

Si nuestra mascota pudiera reclamar y elegir,
¿se quedaría en casa con nosotros? ¿nuestra relación sería tan buena?

Definitivamente si las mascotas reclamaran sus derechos y expresaran su opinión, tendríamos los mismos problemas con ellas que con la pareja, los hijos y las demás personas. Muchos de nosotros respetamos y amamos a los animales, y en muchos hogares, los consideramos parte de nuestra familia. Sin embargo, en mi caso en particular la reflexión me dejó pensando y no pude evitar plantearme la pregunta sobre qué haría mi perro si pudiera decidir libremente. En casa tiene amor, cuidados, alimento y es prácticamente otro de nosotros. Pero no reclama, no habla, no expresa su opinión y aunque es muy feliz, sólo obedece.

El haber leído esa información me llevó a escribir este artículo, pero principalmente me empujó a observar la relación que tengo en casa con mi mascota; definitivamente me avergonzaría que lo que me une a ella es su sumisión y aceptación de lo que yo diga y mande.

Redacción Familia y Cabo

1